Feliz vuelo

Nunca sabremos si vamos o volvemos,

Si las nubes que nos miran desde arriba estarán tristes o alegres mañana.

Mejor quedémonos en el centro, con el corazón en vuelo.

Feliz 2013.

Share

Brillo impuro

Déjame esa nube de postre.
Algodón dulce puro.

Escúchame entre el enjambre.
Miel y piel y jugo.

Báñame antes del desastre.
Río sin fin oscuro.

Límame el alma, dale lustre.
Hoja de brillo impuro.

Escríbeme desde el hombre.
Franco, invisible, uno.

Vuela y salta sobre mi lumbre.
Consuelo del muro.

Olvida la guerra y el hambre.
Ya no queda mundo.

Share

Presencia

Él juraba y perjuraba que se hallaba presente.
Que una gruesa y blanca capa de piel cubría su carne.

Yo solo veía muros, castillos de sábanas ondeantes y dolor, mucho dolor.
Demasiado dolor. Más del que podía contener su risa abierta.

Tócame, hazme presente, dijo.
Desenreda estas hojas de angustia de mis rizos, susurró.
Que no te ciegue la indiferencia, suplicó.

Dije que no con mi cabeza mientras le sonreía.
Y le canté la nana que cada madre nos regala al nacer.

Share

Hoy no

Hoy no quiero hablar del alma, de ese colchón al que nos aferramos para sentirnos únicos y suaves.
Hoy quiero hablar de la crudeza de la razón, de la impuesta por manos invisibles y de la que nos inventamos para soportar el peso de cada día.
De esa cascada horizontal que quiebra diques de pensamiento a su paso.
De esa metáfora que aún no se ha pronunciado.
Es difícil no rendirse ante su fuerza, como mazazo de viento.
Es hielo que enmudece la sangre.
Es causa y es efecto de nuestras circunstancias.
Voluble, enmascarada y cruel como chirigota de niños.
Hace daño al entrar pero mucho más al salir de nuestra mente.
Es discurso inagotable frente al espejo.
Indispensable cuando pasa de mano en mano.
De sabor acre y amargo en el paladar al probarla titubeantes.
La manosearás, la moldearás, pero nunca la tendrás.
Razón sibilina con corazón de juego.

Share

Razón de parecer

Parece que el viento no quiere habitar este cuarto.
Evita rozar mi piel y mover mi ánimo.
Rodea las esquinas abiertas de esta morada.
Pulula y bate sus alas invisibles.
A quién contará los secretos que conoce.

Parece que el agua no quiere calar estos muros.
Besa los diques, unos ojos de mimo.
Discurre sobre el erial bañándolo de mañana.
Piensa y se secan las orillas tristes.
Y cómo aliviará la sed del que corrompe.

Parece que el fuego no quiere purificar mi mundo.
Vicia las partículas, átomos sin ritmo.
Recorre las distancias que separan nuestras almas.
Quema el destino la piel que persigue.
Cuándo renacerá el niño en la trampa hombre.

Parece que nada quiere ser hoy.
Parece que todo es coartada y fin.

Share