Te veo

Nos parecemos en las arrugas,
en el frunce del ceño de las rabietas.
Nos parecemos en lo profundo,
en lo que ya no queda de aquella ira.
Nos parecemos en las pupilas,
no en el agua que apacigua sus orillas.

Estoy lejos, pero te miro a los ojos.
Y veo más allá.
Te veo.

Share