Bajo el mismo sol

Los pasos vencidos,
zapatos derretidos.
Sirena quiebra,
y el silencio se desvela.

Marea de coches,
peleas y derroches.
Dice la leyenda
que no somos los que cuentan.

Bajo el mismo sol,
sobre el mismo latido.
En la misma prisión
todos buscamos un sentido.

Arterias descorchadas.
amantes sin medida.
Desnudan las paredes
los gritos y bocinas.

Share

El tupé del diablo

El demonio espera,
no hace otra cosa que esperar.
Fuma cigarrillos de cristal,
se atusa el pelo,
se deja olisquear.

De una mujer a otra
posa su mirada rancia y milenaria.
La máquina del amor, sin gasolina,
aguarda en el callejón
donde ya nada es.

Share

La piedra en el cielo

Vagan mis ojos lentos
al paso de las hojas.
Hojas de un fiel blanco,
paraíso de poetas.

El cielo doma la tarde,
la estira, masca, doblega.
La noche espera su turno
sobre las margaritas desnuda.

Me quiere, no me quiere,
la vida en un pétalo.
Una masacre alba sin sentido,
un pasatiempo en los labios.

El trabajo, las horas de hoy,
se vuelven agua en el erial.
Fino equilibrio de sudor y solaz
para el alma que siembra su paz.

La nueva hoja despliega su ala,
reza, implora a la nube que caiga
con toda su fuerza y estruendo,
que la acaricie y no se distraiga.

Una lágrima cae y horada la tierra,
se calma el deseo, el río descansa.
Allá en el cielo la piedra ensancha,
colmada con nuestros tropiezos.

Share

Tengo problemas

Tengo problemas.
Tengo una nube gris en el pecho.
Tengo una voz que no llega al techo.
Tengo dramas.

Soy un país triste.
Soy una tierra dañada y débil.
Soy un lastre enfermo, febril.
Soy un chiste.

Quiero un milagro.
Quiero la catarsis del aire de los pobres.
Quiero la erosión de los viejos valores.
Quiero lo sacro.

Share

Un segundo después

Un segundo después,
la vida de ella paseó
detrás de todos los párpados.

Un segundo después,
un gavilán en el alfeizar
de la tenebrosa ventana.

Un segundo después,
la muerte era vida ciega,
hilván de amor de hermanos.

Un segundo después,
llegó silencio atronador
tras la última exhalación.

Un segundo después,
una comunión de lágrimas
hacia las aguas del cenote.

Un segundo después,
el descanso incalculable
de la natura que nos traga.

Seis segundos después,
vuelve la memoria guardiana
a su atalaya de plata.

Para Isabel Díaz

Share