Cielo de olas

Viví en unos ojos
que contemplaban
una tierra
cegada de paz.

Navegué el mar
que fue río
y antes furia
que quiso volar.

Icé mis alas
al todopoderoso
cielo de olas
y eché a nadar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *