Ansiedad

Ese vacío que chupa el alma,
la adicción bonita,
la casta puta.

Es nuestro vicio del plural,
de los antiguos sinsabores,
de cadenas carnales.

Sirve un abrazo como hechizo,
como duda última y maltrecha,
un hoy eterno.

Lluvia sobre mentes secas,
charcos en los laberintos,
rodeos que transitar.

Sin culpa no hay mundo,
sino hambruna para la cerrazón,
sigilosa en su grito cegador.

La tuya, las mías, las de todos.
Ese peso, sin más contrapeso
que una dieta de amor.

Share Button

Caras

Caras que miran caras que miran un muro

Caras en un espejo de baño sin marcas de rouge

Caras planas, caras conectadas a una fuente de luz

Caras que abandonaron mil veces la dieta del amor

Somos caras baratas, desechables, sustituibles

Caras nómadas, vagabundas entre el alma y el cuerpo

Caras sedientas de rostros que las definan

Somos caras y es lo único que nos queda en pie

Caras en mutación, caras en crisis de identidad

Caras sin reconocer, como hijos sin destino

Caras torpes que se volvieron bosque de ciudad

Caras, dobles máscaras

Share Button