Todo rebosa

Rebosa.
Todo rebosa.

Rebosan las ganas.
El encuentro de la piel
para los no creyentes.
De las almas.

Rebosa todo.
Y dentro deposita la nada
el vacío glorioso
de la unión y el sinsentido.

Rebosa pues
lo ya creado y lo por crear.
Me quedo con esa nada,
con lo que nos separa acaso.

Rebosa el aire,
respiro y vuelo.
Aprieto los ojos y abro las manos.
Reboso por los poros.

Me rebosa.
¿Será esto felicidad o su fin?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *