Era el árbol más bonito de toda la montaña

Era el árbol más bonito de toda la montaña.
El más inquieto en su reposo.
El más robusto en su debilidad.
El más humilde en su sabiduría.
El más delicioso en su paraíso.
El más libre en sus raíces.
El más antiguo en su inocencia.
El más frondoso en su desnudez.
El más suave en su coraza.
El más alto en su mocedad.
El más brillante en su sombra.
El más huracanado en su respirar.
El más liviano en su ramaje.
El más auténtico en su mentira.
El más anárquico en su ecosistema.
El más ateo en su sacralidad.
El más recto en su declinar.
El más excéntrico en su perfección.
El más hospitalario en su nido.
El más líquido en su corazón.

Share Button

2 comentarios en «Era el árbol más bonito de toda la montaña»

  1. Era……. Da pena pensar que un árbol tan excepcional, quizás milenario, tenga que ser abatido por un viento huracanado o un rayo certero, que no respetan ninguna singularidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.