Tratado sobre la invisibilidad

Surge la duda
en el centro,
en el mismísimo centro
del silencio.

Chirría quejas
la puerta oxidada,
incontables pasos sin fin,
dos giros.

El piso tiembla,
miradas arriba,
no queda nadie ya abajo
que respire.

Cada cual será
ave ignorante,
le dedica a su espejo
guiños inquietos.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.