La mirada de Onetti

Dejá de mirar que te miro.
Dejá de susurrar, ventrílocuo feroz.

Las calles presienten tu vuelo,
un tornado de letras al viento.

Ya no te miro más, ta.
Te dejo con tu desnudez de brisa leve.

Así aún, ¿me permitís secar tus ojos?
Dejame llevar tu bruma en mi pañuelo.

Share Button

Bruma

Esta bruma de no tocarnos
porque una pantalla nos separa.
Tan cerca las yemas de ser caricia,
tan lejos ya los anhelos duermen.
Es noche entrada y nada queda
de esas ilusiones que me sonreían.
Falta mucho para la mañana,
cabe aún otro sueño en este vacío.
De mi parte solo hay carne fresca,
delicia para buitres insomnes.

Share Button