Es esta la noche

Es esta la noche de los aullidos,
de los huesos de leche mirando la luna
que crece, y respira, y eriza la piel.

Es esta la noche de los pasos callados,
de las risas secas bañadas en miel
que compactan olvidos y sueños lentos.

Es esta la noche de las dudas de madera,
de los adornos de moho barriendo sombras
que cubren las copas de árboles de interior.

Es esta la noche suave sin pulso,
juguete roto de un amor olvidado
que espera la resurrección de los ojos.

Es esta la noche en que ya no soy,
es el mundo dentro que inunda el cielo
con gotas de terciopelo y miradas de bien.

Es esta la noche preciosa y muda
que el niño recordará al mirar su estrella
enmarcada en dulces nubes de algodón.

Share Button

Estrella invitada

Se dejó romper en millones de pedazos.
En polvo minúsculo, brillante y travieso.
Cayó, subió, y volvió a sumirse en las tinieblas.

Este viaje se gestó desde las sombras.
Desde el útero de los humedales del alma.
Empezó con un sí y se perderá en el infinito.

Un silencio como respiración de galaxias.
De los ojos que se vierten en tibias manos de leche.
Era noche cerrada cuando abandonó su vida a la deriva.

La estrella suspiró todos los halos dorados.
Soy el pasado que nunca alcanzaste, me dijo.
Y su estela escribió un garabato inocente en mi pecho.

Share Button

Vuelo

Esta fuerza
que es verso y beso
me llena.

Viene de ti
y de mí, del mar.
Viene sola.

Corre calma
la lava que nos empapa,
futura ascua.

Es droga y
veneno y antídoto.
Mágico sol.

Sinuoso viaje
de mi semilla a tu estrella
en una nube.

No hay un fin,
somos posos de almas
en vuelo.

Share Button

Sin rastro

Hay paraguas abiertos y no llueve
Hay clamores en la plaza y dioses roncando

Hubo sangre derramada, ahora todo es red
Lo mediocre siempre está en el centro de la moda

Hay sueños bajo las almohadas, nubes bajo los pies
Hay niños que aprenden himnos y olvidan su patria

Hubo gente que me olvidó sin pedir permiso
Ahora rastreo la noche y hallo una estrella perdida

Share Button