Ikebana silvestre

Como árbol que se afana por vivir entre las rocas,
crezco, asciendo, buscando los claros en las nubes.
No existe el vértigo, no hay razones, solo crecimiento.

Si no hay tierra bajo mis pies, ahí pondré mi carne.
Si no es época de lluvias, usaré mis lágrimas
como manantial eterno de vida y de calma.

Me verás a lo lejos, un ikebana resquebrajado
pero en pie, en un equilibrio extraño,
sediento de uñas que rasguen su piel.

¿Es esta paz una utopía o reflejo de mi verdad?
¿Es mi piel soledad o alma de bosque?
Rocas, sujetadme las hojas antes de caer.

Share Button

Nana del olmo

Niño árbol, al viento méceme
En tus ramas fuertes saltaré
Y con todo mi amor regaré
Tus pies raíz al anochecer

Silba la noche tu canción
De hojas frescas y rubor
De savia roja, manantial
Guía a las lunas a tu verde rincón

Duerme tranquilo, pequeño olmo
Tu madre nube vela tu verdor
Hasta que el alba dulce resbale en tu rocío
Y el sol se columpie en tu abrazo soñador

Para Olmo, Blanca, Joan y Silvia

Share Button