Sin embargo

Pareciera que vago,
sola y desconsolada,
por la vida y por las calles.

Pareciera que respiro
algo que se le parece
al aire, al viento de Lavapiés.

Pareciera que estoy,
entera de piel y huesos,
mientras las huellas me siguen.

Pareciera que vuelo
en las horas sin amparo,
bajo músicas y nubes de cristal.

Y sin embargo
nada de lo que parece es,
ni pasos o viento, ni mi tiempo aquí.

Share

En partes

El latido en el dedo
le recordaba que seguía vivo.
Erguidos los pies,
buscando otra perspectiva.
El iris, su paisaje,
ventanas a nuevas huellas.
La mejilla bailaba
a la sombra de su recuerdo.
Las yemas, al viento,
dibujaban siluetas de nube.

Share

Se hace camino al amar

Se hace camino al amar,
se despliegan las manos al rozar
la levedad de una mirada sumergida
en dos pieles iluminadas de besos.

El amor es tierra de nadie,
encuentro y desencuentro de almas
bruñidas por la intemperie de lunas,
de soles; soliloquios de ida y vuelta.

Se hace camino al amar
los paisajes recién descubiertos,
las trincheras del viaje hacia la paz,
el guiño del horizonte entusiasmado.

El amor es utopía de huellas,
vientre preñado de la tierra por parir
hijos del ayer indómito, del hoy suspirado,
tumulto de ojos cegados del porvenir.

Share

Dispuesta

Dispuesta a encontrar
Me perdí en tu voz
Esa que discurre
Los ríos de tu memoria

Dispuesta a cruzar
Encontré el redil
Verde y azul
De los sueños perdidos

Dispuesta a volar
Quemé las huellas
Sombras de noche
Lumbre azul de galaxias

Dispuesta a empezar
Retorcí el corazón
Vacío y seco ya
Sobre un altar de ánimas

Dispuesta a amar
Jugué a ser niña
Con tiza otra vez
Delinear mis orillas de sal

Share

La piel encendida

Hay miradas en las que te pierdes, y otras en las que te sumerges y de las que sales a flote palpándote un cuerpo nuevo. Miradas en las que entierras escamas de pieles centenarias. ¿Dejaste algo dentro de mí?

Primero mirábamos de reojo, hacia donde el rayo nos iluminaba a los dos. Luego el haz se movió y lo seguimos por toda la cama. Ya nos habíamos desnudado de palabras antes, en lo que tardaron los besos en ahogar los suspiros.

Cerramos la puerta al mundo y al tiempo. El lugar era la piel y la acción la exploración. No se puede caminar sin dejar huellas, y no se puede amar sin dejarse la piel.

La serpiente devoraba mientras se retorcía de placer y mudaba su piel. Las sábanas se llenaron de pequeños dolores que desertaban de una vida efímera y longeva quizás ya de recuerdos.

El rayo de luz nos marcaba los territorios a conquistar, las cimas que escalar, los ríos que lamer. Era demasiada luz. Una luminosidad que no cesaba en su parpadeo cruel. Dolía abrir los ojos, cerrarlos quemaba por dentro.

Se podría estar más dentro pero no más iluminados.

E igual que llegó, el rayo cesó. Nos invadió el abismo sin avisar. Ojos abiertos, miradas cíclopes cómplices. La luz hizo su casa en la cornisa, y tumbada, esperó. Esperó. Y esperó. Y desesperó.

No temas, ya le voy a dar yo cobijo. Hay luces que algunos no merecen, ¿verdad?

 

Share