En partes

El latido en el dedo
le recordaba que seguía vivo.
Erguidos los pies,
buscando otra perspectiva.
El iris, su paisaje,
ventanas a nuevas huellas.
La mejilla bailaba
a la sombra de su recuerdo.
Las yemas, al viento,
dibujaban siluetas de nube.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *