Libertades impuestas

Y si alguien no quisiera ser libre, ¿qué pasaría?
Y si acaricia dulcemente su cadena, ¿cuál sería su lugar?

Nadie piensa
que alguien
no quiera
ser libre
aún.

Aun
cuando
es difícil
que alguien
no sea libre.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *