La medida del destino

Mido el tiempo que me queda
en pasos, alientos, miradas que dar.

Sumo escalones a mi espalda,
como todos, no me siento especial.

Surco bosques, ríos, veredas,
perdida como pez que llega al mar.

Descubro las señas de mis padres,
esas que me dejaron al pecar.

Y guardo dentro solo una duda,
si las alas de fuego me dejarán volar.

Share Button

Me declaro Eva

Me declaro Eva,
culpable de mi herencia,
poco más que un cliché velado.

En busca del cielo
abro los ojos de noche,
alas heridas en pleno vuelo.

Viaja la poesía
veloz cual enamorado,
a su paso jirones de tierra.

Deseo de amnesia,
historia en blanco de mí.
No más lágrimas sin comandante.

Share Button

Hija de alguien

Lo de siempre, lo de nunca.
Lo que dije, lo que no sentí.
El abrazo que esperé, el muro que construí.
La herencia genética, las diferencias resaltadas.
El amor entregado, la debilidad hecha furia.
Los gritos aullados, la cadencia interrumpida.
La mirada altiva, el espejo roto.
La palma abierta, el dedo acusador.
Una carta abierta a mi padre, una declaración de intuiciones.

Share Button