Hierba de noche

Juntaba los dedos en oración,
la tierra removida a sus pies
de tanto pensar.

El cielo movía sus ojos de luz
arriba y abajo buscando señales,
el hábito diario.

Reía la noche, la veía dormir
acurrucada en la raíz del sauce,
nudos de savia.

Por fin llegó la hora húmeda,
oscuridad nacida para escarbar,
hierba de noche.

Para Estefanía González

Share Button

Mediodía en el parque

Hay un murmullo que se cuelga de las ramas
y una huella olvidada de bola de petanca.

El cielo se abre cuando cruza este oasis
y unos niños cambian su móvil por el fútbol.

Un billete falso aflora entre la arena de juego,
a salvo de las palomas y del peso del tiempo.

La duda se mece y ríe alto en el balancín,
al otro lado, sentada, la felicidad del hombre.

El vagabundo perdió también sus gafas aquí,
cada noticia en el periódico una caricia de letras.

Un café espera el vapor de la explosión del sol,
y también las mantas dobladas junto a la reja.

Los árboles se alinean para dejarnos su reposo,
variable sombra a sus pies, como el viento que me besa.

Share Button

Ikebana silvestre

Como árbol que se afana por vivir entre las rocas,
crezco, asciendo, buscando los claros en las nubes.
No existe el vértigo, no hay razones, solo crecimiento.

Si no hay tierra bajo mis pies, ahí pondré mi carne.
Si no es época de lluvias, usaré mis lágrimas
como manantial eterno de vida y de calma.

Me verás a lo lejos, un ikebana resquebrajado
pero en pie, en un equilibrio extraño,
sediento de uñas que rasguen su piel.

¿Es esta paz una utopía o reflejo de mi verdad?
¿Es mi piel soledad o alma de bosque?
Rocas, sujetadme las hojas antes de caer.

Share Button

Anónima

Yo tenía una luz,
Un destello en la pupila,
Un faro de papel.

Yo nunca tuve sueños,
Solo pies alados por tierra
Y una sonrisa.

Yo, un beso vacío
Como el del último día,
Desaliento de mar.

Yo, y mi inocencia
Se unen en cada abrazo
Que tú me regalas.

Yo tenía hábitos,
Ahora me cubro con tu piel
Del frío o calor.

Yo, porque la unidad
Es la certeza en soledad
De todos mis después.

Yo, y mi compañero
Lo serás tú hasta que quieras.
Ya soy anónima.

Share Button

Sin rastro

Hay paraguas abiertos y no llueve
Hay clamores en la plaza y dioses roncando

Hubo sangre derramada, ahora todo es red
Lo mediocre siempre está en el centro de la moda

Hay sueños bajo las almohadas, nubes bajo los pies
Hay niños que aprenden himnos y olvidan su patria

Hubo gente que me olvidó sin pedir permiso
Ahora rastreo la noche y hallo una estrella perdida

Share Button