Mentira

Hubo un día que parió una mentira.
Y la mentira tejió sus raíces en el cielo.
Puso el mundo a los pies de su vanidad.
Y llegó alto con su visión de hormiga.

Lo más alto posible,
hasta creerse poderosa.

Hubo otro día que una mentira murió.
Y su savia de horas blancas besó el mar.

Al fin
nació una verdad.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *