No, nada, nadie

Sonríes frente a la pantalla.
Sin alma.
Ya sabes que es solo un muro.
Te miro.
Asciende mi risa y estalla.

Hace semanas que sientes de más.
Y, joder,
no, nadie parece enterarse.
Neblina,
fantasma en el jardín de atrás.

El cielo te roza las pestañas.
No llores.
Hoy tu corazón se paralizó.
Respira.
Quiebra esa defensa mañana.

Si quieres nos desgastamos acá.
Profundo.
En la intersección de vacíos.
Ligeros.
Desbordándonos, locos sin atar.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.