Antes que el mundo

Antes que el mundo se hiciera,
tú ya estabas en mi piel.
Mi amor esperó siglos
para convertirse en tu guía y tu luz.

Antes que el mundo se dividiera
ya éramos un abrazo eterno.
Y estoy aquí para recordarte
la perfección de tu mano en la mía.

Antes que el mundo se durmiera,
los sueños ya florecían
entre las ramas secas
de un pasado deshojado de albas.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.